Eu: “Fui todo el viaje preocupada, intranquila, mirando hacia atrás”

Yo iba un lunes en mi bicicleta (la cual uso como medio de trasporte a diario) tipo 9 de la noche bajando por la vía Brasil, desde la Vía España en dirección a la Vía Israel. De repente me doy cuenta que un carro venía muy cerca mío, por detras hacía ya varios metros.
Lo miro para saber si verdaderamente le pasaba algo (si tenía alguna avería) o simplemente estaba tratando de molestarme (cosa que es muy usual en varios hombres cuando ven a una mujer en bicicleta en Panamá…). Me doy cuenta que era un taxi. Al ratito se pone a la par mía. Había tres hombres: dos adelante y uno atras.
Me empiezan a hablar y a decirme cosas al estilo: mami, haciendo deporte, bella, etc. Les respondo que por qué se metían conmigo, que ellos no me conocían. Trato de ir más rápido en mi bicicleta y logro sacar ventaja. Escucho el acelerador del taxi, cuando lo veo, estaba pasando al lado mío.
El hombre que iba en la parte trasera saca y extiende su brazo hacia mí (no se si con la intención de tocarme, de empujarme o de qué exactamente). No llega a acercarse a mi cuerpo (afortunadamente).
Pienso: voy a acordarme de la placa en caso de que esto siga. Al pasarme, diviso que no solo no tenía placa sino que tampoco tenía luces (recuerdo que eran las 9 de la noche). A los 50 metros hace un giro en U y se vuelve pitado en dirección opuesta.
Las piernas no me daban para ir más rápido en mi bicicleta y llegara destino final. Fui todo el viaje que me quedaba preocupada, intranquila, mirando hacia atrás por si me volvían a hacer lo mismo.
Pensaba: no tendría que haberles dicho nada. Mejor callarse y seguir. Pero la rabia me consume por dentro cada vez que hombres que no conozco se sienten en la confianza de gritarme/decirme/hacer apreciaciones de mi físico, mi medio de transporte, mi apariencia.
[got_back]